Tal vez resiliencia urbana puede parecer una palabra complicada. Pero no en vano el COVID-19 ha tenido la virtud de hacernos fácil de entender que cada vez más serán indispensables para los vecinos y las vecinas se doten de capacidad de autoorganización para abordar desafíos muy diversos. Y entre ellas también las crisis económicas que hemos conocido, las sanitario que sufrimos y las ambientales que vendrán.

Ciertamente el coronavirus nos está poniendo a prueba. No sólo a las autoridades sanitarias y gubernamentales, sino a todos la ciudadanía. Nos ha costado entenderlo, pero ahora es obvio. Muchas personas ya se sienten llamadas a actuar como nodos de una red de solidaridad y autoexigencia no sólo cumpliendo sino haciendo cumplir las recomendaciones.

Como ciudadanía asumimos una responsabilidad de la que no estábamos suficientemente sobre aviso. Y ahora lo ejercemos en el espacio doméstico y urbano, y redescubriendo que hay una zona olvidada: la comunidad vecinal. Vecinos y vecinas podemos ponernos de acuerdo en llevar comida a una persona que no puede salir de casa, podemos limpiar regularmente la barandilla de la escalera o el pomo de la puerta… También hemos aprendido que mejor que los niños no jueguen juntos. Abordar una crisis desde la convivencia ayuda a reducir la tensión. Saber que tienes otras personas al otro lado de la pared con las que puedes confiar en un momento determinado ayuda a soportar mejor la situación.

Son momentos de redescubrimiento de la convivencia vecinal, la cohesión social y la responsabilidad personal al servicio de los retos colectivos y las microhistorias de proximidad. Las crisis son momentos de aprendizaje y crecimiento; ¿podríamos pensar en estas próximas semanas como un espacio de desarrollo? Esperemos que podamos pensar en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y comprender lo relevante que será para nuestro futuro colectivo. Y cómo cada quién puede contribuir a ello desde la proximidad.

Edificios Positivos propone que hagamos de los edificios un espacio de convivencia, contribuimos a crear comunidades donde las personas puedan vivir positivamente la experiencia de ser vecinos y vecinas. Podemos hacer muchas cosas. Ahora podemos desarrollar un confinamiento positivo, ampliando la positividad en nuestro entorno más cercano. En muchos edificios y barrios ya ha comenzado. Sea proactivo y proactiva.

Josep Maria Canyelles

0 Comentarios

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

©2020 Edificios Positivos

Política de privacidad | Política de cookies | Contacto

CONTÁCTENOS

¿Desea saber algo más? No dude en escribirnos y le contestaremos lo antes posible!

Enviando
o

Introduzca sus datos de acceso

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account